bosquejar

El anteproyecto es una etapa de propuesta dentro del proceso de diseño en la Arquitectura. En él se manifiestan todas las características generales del proyecto; desde el punto de vista formal, funcional, constructivo, económico hasta el temporal. Aquí, ya se han revisado todas las condicionantes en las que debe enmarcarse el proyecto y  se sabe con qué requisitos se debe cumplir.

ANTEPROYECTO

Definirá las características generales de la obra y sus prestaciones mediante la adopción y justificación de soluciones concretas. Aunque su contenido no permita verificar todas las condiciones de los reglamentos de construcción, definirá las prestaciones que el edificio proyectado ha de proporcionar para cumplir las exigencias básicas y, en ningún caso, impedirá su cumplimiento.

 

Pero aún considerando todas estas variables o constantes, siempre existirán incontables posibilidades de abordar la problemática arquitectónica y su consecuente propuesta. Ante esta infinitud de soluciones, será por medio de la mirada e interpretación del arquitecto plantear lo que bajo su criterio, sensibilidades artísticas, formación técnica y experiencia, definirá cuál será la mejor manera de resolver el proyecto. En otras palabras, cada arquitecto determinará el planteamiento resolutivo de la problemática arquitectónica.

Una vez planteado eso, debemos ampliar la mirada con respecto al proceso creativo y técnico que supone el anteproyecto. Debemos entender que mientras más acotado sea el proyecto, mientras más restricciones, referencias o preexistencias, más fácil será darle forma y definirlo, apoyándose en fortalezas existentes que, justificarán decisiones en el proyecto. Los más difíciles de abordar suelen ser aquellos en que simplemente hay una libertad absoluta para el diseño y cuesta intuir o llevar a la realidad conceptos demasiado abstractos, dejando así demasiado margen para la especulación, que si bien favorece la experimentación en algunos procesos, cuesta bastante aterrizarla a hechos concretos.

Los procesos creativos para proyectar pueden ser variados, desde una lluvia de ideas, técnicas de pinturas, bosquejos y croquis, algoritmos computacionales, sistemas paramétricos, analogías conceptuales, inspiraciones en la naturaleza y su geometría, actividades propias del edificio y su habitante y un largo etcétera. Simplemente podemos inspirarnos y sostener nuestros fundamentos proyéctales en todo y cuanto se nos ocurra. Lo importante, para los colegas coetáneos, es que se justifique coherentemente la idea con el resultado final, forma y función y estén en armonía. Pero desde el punto de vista del cliente, no le importa tanto de dónde surgió la idea, ni la coherencia entre concepto y resultado. Si no que el proyecto se vea bien, funcione y se encuentre dentro de los costos y plazos establecidos. Esa discusión da para largo y tiene muchos matices.

Pero llevémoslo a lo concreto, a las etapas que pueden ser parte del anteproyecto:

1. Exploración:

  • Bosquejos y Esquemas: El arquitecto planteará según sus criterios, capacidades, estilo propio y experiencia las posibles soluciones al proyecto. Existen tantas maneras de plantear un proyecto como arquitectos, por lo que se debe explorar varias posibilidades para que la propuesta sea la óptima. Las técnicas ocupadas quedarán a elección del mismo, nosotros recomendamos en esta etapa, lápiz y papel.

 

  • Programa y Zonificación: Determinación de programa con base en los requerimientos del proyecto, características técnicas y tecnológicas, actividades de los habitantes del edificio. La zonificación tiene que ver con la agrupación del programa según las zonas y relaciones que existen entre ellos.

  • Planimetrías Tentativas: Se definen dimensiones de los recintos, según actividades, compatibilidad entre ellas, etc. Éstas etapas son internas y no solo pasan por el escrutinio de quien las proyectó, sino que debe haber coherencia entre todas las especialidades. Por eso mismo el arquitecto está obligado a saber de cada una de ellas, no a la profundidad que llegan a poseer los especialistas, pero sí conocer los criterios, tecnologías y lineamientos para incorporarlos correctamente. Esta etapa es totalmente mejorable y una vez definida se pueden fundir criterios generales de diseño entre los distintos entes que participarán y que a grandes rasgos, no se detecte ninguna incompatibilidad.

 

2. Propuesta de Anteproyecto:

  • Memoria y Documentación Técnica: Este documento debe resumir cuáles fueron los criterios de diseño y su justificación. El fundamento del concepto hasta el desarrollo del proyecto. En él se justifica que la propuesta es la manera idónea de resolver la problemática arquitectónica en el aspecto formal, funcional, técnico, estético y cualquier otra índole.

  • Planimetrías Generales: Aquí ya se han dimensionado correctamente los volúmenes, los recintos, las estancias y circulaciones, las fachadas, cubiertas, etc. Y deben estar acotadas, por lo menos, en sus líneas generales. Estos planos son:

- Planos de ubicación

- Planos de emplazamiento

- Plantas

- Elevaciones

- Cortes longitudinales y transversales

- Plantas de cubiertas y azoteas

- Cuadros de zonificación

- Cuadros de superficie

- Modelos representativos

  • Especificaciones Generales: Estas especificaciones definen la morfología, tipología, sistema constructivo y características de la estructura, los materiales, revestimientos, tipos y sistemas de instalaciones en general. Especificaciones generales y criterios para proyectar las distintas especialidades que conforman los sistemas que harán funcionar el proyecto.

  • Presupuesto General: Aquí se determina un presupuesto global de la propuesta según el sistema constructivo, materialidad y dimensiones. Llega a ser bastante cercano a la realidad, puede ser definido por m² edificado u otro método que se considere correcto, dependiendo de las características del proyecto.

 

  • Plazos GeneralesSe debe estimar los tiempos según las características del proyecto y la capacidad promedio de avance de obra según sistemas tradicionales y costos estándar; en caso que se vayan a emplear métodos, tecnologías o materiales no tradicionales, se necesitará asesoría de proveedores o equipos especializados con respecto a los plazos adecuados. Estos periodos suelen tener un buen margen de error en esta etapa, dan una visión general de cuánto es el plazo global o si se tendrán que tomar otras medidas, siempre rentables, para acelerar el proceso constructivo. 

  • Revisión y Entrega: Existe una vez presentada la propuesta de anteproyecto y salvando todas las dudas y/o correcciones de los clientes. Se dará por terminada la etapa de anteproyecto por parte de todos los involucrados.

3. Validación:

  • Gestión Municipal Existe la posibilidad, dependiendo del perfil del anteproyecto, tamaño y complejidad, de poder ponerlo a prueba ante la entidad que aprobará, observará o denegará el proyecto. Esto se realiza en la dirección de obras respectiva a la entidad donde se hacen los trabajos de construcciónEste procedimiento suele ser muy útil para proyectos de mediana o gran envergadura, para saber si estamos bien encaminados o debemos realizar cambios antes de seguir con la siguiente etapa.

Una vez revisado el anteproyecto por todas las partes, se prosigue con la siguiente etapa, el proyecto ejecutivo; puede estar sujeta a cambios que no debieran ser significativos.